Arcanos del tarot, los

Arcanos del tarot, los.

Editorial:
HERDER
Materia
Astrologia
ISBN:
978-84-254-1529-6
Páginas:
712
Colección:
FONDO
41,00 €
IVA incluido
En stock 24/48 h
Añadir a la cesta

En estas meditaciones, un pensador cristiano y piadoso de innegable pr obidad nos da a conocer los símbolos del hermetismo cristiano en sus d istintos planos -mística, gnosis y magia- recurriendo a las ciencias c abalísticas y a ciertos aspectos de la alquimia y la astrología. Dicho s símbolos aparecen en los llamados arcanos mayores del antiguo juego de cartas conocido por el nombre de taroco o, más comúnmente hoy, taro t. El autor trata de situarlos en el plano de la sabiduría más profund a, por lo universal, del misterio católico. Recordemos, en primer lug ar, que semejante tentativa no es única en la historia del pensamiento católico, teológico y filosófico, por extraño que les resulte a mucho s lectores creyentes actuales. La antigua sabiduría bíblica y cristian a luchó desde el principio contra todo fatalismo en nombre de la sober anía y libertad de Dios frente a todas las potencias cósmicas, sin neg ar por ello la existencia de causas segundas de orden terreno utilizad as por la Providencia para dirigir el curso de las cosas. Recordemos e n este contexto la doctrina de san Pablo según la cual los elementos d el mundo (venerados por muchos como potencias angélicas), las potestad es y dominaciones, los príncipes de este siglo, son reconocidos en su realidad y eficiencia, pero han de ser también sojuzgados e incorporad os al cortejo triunfal de Cristo (Col 2,15). Orígenes, yendo hasta el final de esa línea de pensamiento, acometió como cristiano la empresa de esclarecer con la revelación bíblica no sólo la sabiduría fil Dent ro justamente de esta tradición ininterrumpida que se esfuerza con ver dadera escrupulosidad por alcanzar el corazón mismo de la sabiduría cr istiana hay que colocar a nuestro autor. Cierto que en ocasiones se ap arta un poco de esta vía central dando un paso de más hacia la izquier da (por ejemplo, cuando dice que la doctrina de la reencarnación es al menos digna de examen desde la perspectiva cristiana) o hacia la dere cha (al avecinar demasiado al dogma, de manera un tanto fundamentalist a, simples opiniones o prácticas religiosas, o cuando de pronto se pon e a hablar de los consejos evangélicos, la recitación del rosario y co sas parecidas). Con todo, la abundancia casi aplastante de auténticas y fecundas luces que proyecta sobre nosotros bien justifica que un púb lico más numeroso de lectores no se vea privado de esta riqueza espiri tual. De hecho, sin apenas propaganda, estas cartas de ultratumba han empezado a llegar a sus destinatarios, esos amigos desconocidos a quie nes van dirigid Con la publicación de esta obra, la Editorial Herder espera prestar un servicio positivo a la reflexión teológica de los le ctores de habla castellana, que encontrarán en ella un cierto contrape so a los estudios teológicos excesivamente abstractos o positivistas, por una parte, y sobre todo a los malabarismos superficiales de la lit eratura esotérica (magia, gnosis, astrología, horóscopos) hoy tan de m oda, por la otra. El cristiano adulto debe, como ya recomendaba san Pa blo a sus discípulos, -examinarlo todo y quedarse con lo bueno- (1Tes 5,21).

Otros libros del autor