Incienso quemado

Incienso quemado.

Editorial:
HERDER
Materia
Ficcion religiosa y espiritual
ISBN:
978-84-254-2061-0
Páginas:
376
Colección:
FONDO
19,80 €
IVA incluido
En stock 24/48 h
Añadir a la cesta

Tercera y última obra de La saga de Citeaux. Este Monasterio Trapense de Gethsemaní, que tiene un siglo de antigüedad, es como dos manos ve nosas y trbajando que sostuvieran una Patena en la que descansara la H ostia de la Humanidad. Es un sacerdote sin edad, que no envejece, incl inado sobre una oblea de trigo y una copa de oro llena de vino color r ubí. Es una misa cuyo Ite missa est de la muerte se treuca en un Intro ito ad altare Dei de la unión inmortal. Es el cielo que empieza antes de que la vida haya terminado; un tiempo robado a la eternidad infinit a; un latrocinio como hasta ahora Dios no lo había conocido. Gethsema ní es Moisés en lo alto del monte rogando por los gedeones de la llanu ra. Es Moisés descendiendo del monte con los Diez Mandamientos de Dios en la mano. Es el Bautista, enjuto y glorioso, que grita desde la mal eza que Dios está cerca y le despeja el camino. es patriarca y profeta de Cristo,y es más aún: es el mismo Cristo, llorando por los jerusale nes que no amaron... y muriendo después en el Gólgota, ípara que algun os amaran! Y los hombres de Gethsemaní...¿Qué son?...Son Galahads que han hallado el Grial ; Jasones que han conseguido el vellocino; Sanso nes que nunca serán tonsurados. No son sabios ni magos en pos de una E strella, son la Estrella cuyo plateado brillo habrá de conducir hasta Dios a todos los observadores del firmamento. En esto tiempo, en que ni siquiera los astrónomos buscan esta Luz, ya comprenderéis mi enorme irgencia opr escribir sobre tales hombres. Sé que Nuestra Señora de G ethsemaní bendecirá a todos aquellos que han intervenido en la prepara ción de esta obra; no puedo por menos de rogar para que ella bendiga t ambién a cuantos leyeran lo que se dice de estos hombres a quienes he llamado los abrasados de Cristo, conduciéndoles a un conocimiento y un amor por Aquel a quien Thomas Merton ha llamado el Cristo de los abra sados.

Otros libros del autor