Teoria platonica de las ideas en bizancio (siglos ix-xi),la

Teoria platonica de las ideas en bizancio (siglos ix-xi),la.

Editorial:
UNIVERSIDAD SEVILLA
Año de edición:
Materia
Historia de la filosofia occidental
ISBN:
978-84-472-1460-0
Páginas:
424
Colección:
LITERATURA
36,40 €
incluido
Pedido a proveedor

Los lineamientos históricos, así como los desarrollos y las relaciones conceptuales de las principales escuelas de la Antigüedad, se proyectan originariamente en las épocas tardoantigua y medieval siguiendo el hilo de continuidad que ofrece la lengua griega. En consecuencia, no ha de extrañarnos que sea a los eruditos bizantinos y, en particular, a Focio (810-895), a quien corresponde el mérito histórico de haber actualizado y solucionado, con originalidad y verdadera madurez filosófica, el denominado -problema de los universales- que, en el siglo iii, postulara Porfirio, adelantándose así en tres siglos a las investigaciones de la controversia medieval latina sobre dicho problema ùque, propiamente, toma cuerpo con Pedro Abelardo (1079-1142)ù. Lo mismo ocurre con los escolios y comentarios que, a continuación, escribió Aretas de Cesarea (850-944) criticando el -ejemplarismo- fundamentado teológicamente sobre la teoría platónica de las Ideas por Filón de Alejandría y canonizado filosóficamente por Alcínoo, el medioplatónico. Aún un siglo antes de la querella latina occidental entre reales y nominales, Miguel Pselo (1019-1078), celebérrimo entre los filósofos bizantinos, discurre por extenso sobre las Ideas platónicas en las explicaciones magisteriales que, como -cónsul de los filósofos-, impartió en Constantinopla. Las investigaciones de todos estos autores dan cima con el logro filosófico del calabrés Juan Ítalo (1025-1082), que, sistemáticamente, reivindica el -conceptualismo realista- de los estoicos, tanto en contra del -nominalismo- de Antístenes como del -realismo- de Platón. Fue ésta, precisamente, la posición que sirvió al conjunto de los filósofos bizantinos ùtambién teólogosù para marcar una considerable distancia crítica respecto al -ejemplarismo-, aceptado cuiusque genere por la primera Patrística y por teólogosdialécticos de la talla de Máximo el Confesor (580-662) y Juan Damasceno (675-749). Tiene, pues, el lector, en sus manos, un trabajo que ùpionero, en las letras hispánicasùconsolida disciplinarmente el objeto formal de la filosofía bizantina al vincular la cultura de la Antigüedad clásica a la del Renacimiento florentino a través de una tan novedosísima visión de la -Edad Media- que, por ella misma, mejor habría de reconocerse como -Edad Axial-.

Otros libros del autor